En vísperas del Canoe Trip

Queridos papás,

Estoy aquí en la oficina del campamento desde donde generalmente les escribo y la verdad es hoy que me siento un poco atorada, pues no sé qué contarles. Podría decirles que lo que no me gusta de este blog es que me obliga a alejarme del grupo, de perderme de algunas actividades, y de no poder oír las intervenciones de sus hijos cuando nos comparten sus pensamientos o emociones. Podría simplemente describirles las actividades que hemos hecho en estos dos días, pero siento que eso no abarcaría todo lo que está pasando por aquí, y que la crónica se quedaría a medio contar.

Pero bueno, también sé lo importante que son estas noticias para ustedes, y que es a través de estas palabras e imágenes que se pueden conectar con sus hijos y sentirse más cerquita de ellos. Tal vez por eso me tomo el tiempo que me tomo, e insisto en subir todas las fotos que pueda así el internet en este lugar sea tan limitado y me haga repetir el proceso más de dos veces cada vez que lo intento. Sé también que el resumen de las actividades es importante, pues les permite imaginarse en qué están sus hijos en cada momento y recrear esta película desde allá.

Así que, aquí va: Ayer volvimos a dividirnos en tres grupos y rotamos entre las siguientes actividades: “Vertical Playground” que son varios elementos colgados que deben escalar en una pista de cuerdas altas; “Trip Skills” en donde aprendimos más sobre herramientas y técnicas de supervivencia al aire libre; y “Canoeing” en donde tuvimos nuestra última clase de canoa para repasar qué hacer si nuestra canoa se voltea y nos caemos al agua. Al final del día tuvimos un rato para que ellos escogieran las actividades que querían repetir según las que más les habían gustado, y las más populares fueron hockey, kayaking, y manualidades.

Hoy volvimos a tener un “sleep in” de una hora extra de sueño, y así estar más descansados para la expedición que se nos viene encima. Por la mañana repasamos el equipo personal y la ropa que debemos llevar cada uno, y tuvimos  tiempo para empacar todo en las bolsas secas que nos prestó ALIVE. Los instructores ayudaron a cada uno de los niños a revisar todo para asegurar que se mantengan cómodos y con la ropa adecuada mientras estemos en medio de los lagos y los bosques. La tarde la dedicamos a revisar el equipo del grupo y la comida que vamos a llevar con nosotros. Aprendimos qué tipo de comida se lleva a este tipo de expediciones y cómo se empaca. También revisamos que nuestras carpas estuvieran en buenas condiciones, y empacamos juntos los utensilios de la cocina, los elementos del baño y aseo, la carpa grupal. En este momento acaba de terminar la actividad de “bridge building” en la que se dividen por equipos y los equipos tienen que construir el puente más resistente que puedan con materiales como pitillos, vasos plásticos, cinta pegante y cauchos. El reto está en que cada equipo está dividido en dos y están construyendo el puente desde distintos lugares entonces no pueden ver lo que los demás están haciendo. Es a través de la comunicación que se describen lo que cada parte del equipo está haciendo para al final unir las dos “mitades del puente” y ver qué tan clara y efectiva fue esa comunicación. Una gran actividad para ayudaros a entender que la comunicación a lo largo de nuestro canoe trip, será una de nuestras armas más importantes para sobrevivir.

Hasta ahí el resumen de estos días. Lo que pasa es que en esa descripción no se ve la determinación ni la perseverancia de Mariana Millán para escalar y subirse a la cima del “vertical playground”, ni se oye a Juan José dándole consejos a Gabriel sobre qué técnicas de remo usar para dirigir mejor la canoa. Tampoco muestra cómo Daniel toma el liderazgo de animar a todos y cada uno de sus compañeros durante las actividades que implican un reto personal, o cómo Valery ha sido un ejemplo de solidaridad, respeto y transparencia para todos. En la descripción de las actividades se pierden algunos detalles como la locura de Rafa cuando se pone a cantar y a improvisar haciendo canciones de rap que nos hacen reír a todos, o la alegría interminable de Lucía que nos contagia con su sonrisa todos los días, o la sesión de peluquería y trenzas entre las niñas… Mejor dicho, podría seguir contando historias de cada uno, pero ya es hora de ir a las cabañas a darles las buenas noches. Tengan la certeza de que aquí las actividades son sólo una excusa que tenemos para escribir grandes historias, para seguir fortaleciendo nuestros lazos de amistad, para aprender a apoyarnos los unos a los otros, para lograr cosas nuevas cada día, y para seguir construyendo nuestra mejor versión.

Mañana salimos a nuestra gran expedición en Canoa. Los estaremos pensando mucho y pueden estar seguros de que ni el viento, ni la lluvia, ni los mosquitos nos van a detener ni a ganar la batalla. Sus hijos son invencibles y aún más ahora que han podido reconocer eso ellos mismos.

Les mando un fuerte abrazo y les escribiré el jueves a nuestro regreso.

Con cariño,

Juliana

2019-06-08T20:25:46-05:00 junio 2, 2019|Expedición Canadá|

Deje su comentario