Inicio / Mindfulness / Quiero un tiempo para mí

¿Cuándo practicarla?

Se puede realizar al inicio del día, al finalizarlo o a medida que avanza. Si lo haces a primera hora te acompañara una sonrisa a lo largo del día y es probable que tu percepción se agudice y sea más positiva. De igual manera si lo haces al final del día puedes conseguir un sueño más reparador. En el momento en que decidas practicar, es el mejor momento. ¡Disfrútala!

¿Cuáles son los beneficios?

-Nos hace sentir más felices, pues fortalece nuestro cuerpo y nuestro cerebro, reduciendo el cortisol (hormona asociada con el estrés) y elevando la dopamina (la hormona que te hace sentir bien).

-Promueve un mejor sueño, impactando positivamente el sistema inmunológico.

-Nos aleja de las emociones negativas.

-Nos permite apreciar todo lo que nos rodea, todo lo que experimentamos a través de los sentidos, no dar nada por sentado o por hecho.

¿Cuándo practicarla?

En cualquier momento, es un buen punto de partida para conocer cómo te sientes. Puedes realizarla por las mañanas antes de empezar el día, al mediodía como una pausa activa, cuando te sientes tenso y/o en la noche antes de dormir.

¿Cuáles son los beneficios?

-Aprendes a sentir las emociones directamente en el cuerpo.

-Aprendes regulación emocional al dejar pasar las emociones desagradables.

-Relajas algunos de los sentimientos duros que a veces tienes.

¿Cuándo practicarla?

En cualquier momento, es un buen punto de partida para conocer cómo te sientes. Puedes realizarla por las mañanas antes de empezar el día, al mediodía como una pausa activa, cuando te sientes tenso y/o en la noche antes de dormir.

¿Cuáles son los beneficios?

-Aprendes a sentir las emociones directamente en el cuerpo.

-Aprendes regulación emocional al dejar pasar las emociones desagradables.

-Relajas algunos de los sentimientos duros que a veces tienes.