El pasado miércoles 4 de septiembre el colegio se vistió de fiesta para celebrar el cumpleaños número 27 de nuestro Tilatá. Desde muy temprano en la mañana el ambiente se sentía distinto, algo en el aire y en el sonido de la montaña era diferente. Las sonrisas empezaron a llegar y nuestras caras se pintaron del color de nuestra casa para llevarla visiblemente por lo alto.

Los capitanes de Aramis, Porthos y Athos de 5° y 11° se habían soñado este día desde el primer día que fueron elegidos, era su momento de entregar un regalo a su colegio, y estaban listos para darlo. Ansiosos, nervioso y felices se enfrentaron a ese micrófono de bienvenida, y contaron una historia, una leyenda sobre las casas, una leyenda sobre nuestra competencia, una leyenda sobre nuestra historia y de cómo tres mosqueteros que pensaban en un equipo tanto como pensaban en la individualidad y en la característica única de cada uno, se unieron para hacer una competencia que los premiara y honrara cada valor y elemento que representaban.  Aramis representaba la sabiduría y el elemento fuego. Porthos, la libertad y el elemento de la tierra, y Athos; el agua y el amor.

Fue un día de competencia, de risas, de baile, música, gritos eufóricos para animar a nuestra casa, y sobretodo un día donde nos dimos cuenta de la importancia de nuestras tradiciones, de la importancia de recordar y de llevar en alto nuestras casas y lo que ellas representan y significan en el colegio.

Actividades de los elementos agua, tierra y fuego, específicamente diseñados para cada edad, potencializando aún más nuestras habilidades y poder ponerlas al servicio de nuestra casa. Actividades donde fomentamos la sana competencia, el compañerismo, la habilidad de sonreír y dejarnos sorprender.

Nuestro día finalizó cantándole a nuestro colegio, recordando nuestra historia y recibiendo una noticia:  Este año no sería solo un día de las casas; sería el año de las casas.

Conoce más sobre el significado de nuestras casas, aquí.