Semana del 1 al 5 de marzo de 2021

SEMANA DEL 1 AL 5 DE MARZO DE 2021

ASÍ ESTAMOS CONSTRUYENDO NUESTRA MEJOR VERSIÓN DEL MUNDO

-Yo me moriría sin mi lego.
-Yo me moriría sin mi play station.
-Yo me moriría sin mi barbie.

Eso se escuchó en el salón de clase de primero cuando el profesor abrió el debate sobre lo que significa un deseo y una necesidad.

-Ok. Yo no sabía que necesitábamos esas cosas para vivir.

Eso fue lo que respondió el profesor, ansioso por escuchar en qué terminaría la discusión que se había generado en torno a los deseos y necesidades del protagonista del libro que estaban leyendo en clase.

-Yo creo que “yo me moriría sin…” solo es una expresión, y que las palabras son poderosas, porque no necesito mi barbie para vivir, necesito comer y tomar agua para vivir.

-Ok. Entonces, ¿es distinto necesitar que desear?

-Si. El protagonista no tiene necesidades, tiene deseos.

-Ok. Entonces, una cosa es lo que realmente necesitamos para vivir y otra es lo que queremos para vivir.

-Si. Por ejemplo, yo no necesito mi play station, pero el niño que pide comida en la calle si necesita eso que pide para vivir.

-Entonces, ¿ustedes se morirían sin qué?

-Yo me moriría sin mi familia.
-Yo me moriría sin agua
-Yo me moriría sin comida.

****

-Durante este tiempo de cambios ha sido clave, como familia, el ejemplo. El ejemplo de lo que nosotros podemos ver en nuestros hijos y ellos en nosotros. El ejemplo de cómo podemos aprender de las dificultades y crecer a partir de ellas, y cómo esta es una oportunidad para sacar lo mejor de cada uno y conocernos a profundidad. Los hechos a veces comunican más que las palabras. Entonces, si nuestros hijos nos ven asertivos y empáticos, será más fácil salir con ellos adelante y entender que esta es una oportunidad para ver otras cosas, para entender cómo estamos enfrentando una situación que nos tiene recluidos, pero con la que hemos podido florecer y ver a otros crecer.

Esa fue la intervención de una madre de décimo durante el Cafecito de la semana pasada. Una reflexión en torno a cómo las necesidades se han modificado y las estrategias de acompañamiento están requiriendo de padres, profesores y estudiantes el desarrollo o fortalecimiento de habilidades distintas. La tolerancia, la empatía, el amor y una postura crítica frente a la vida han contribuido a que tanto en el Colegio como en las casas las necesidades y los deseos sean más conscientes y reales.

-Los muchachos nunca perdieron su proyecto de vida, sino al contrario, quisieron enfocarse más en lo que querían a pesar de la situación.

El viaje de grado, el prom y las celebraciones tradicionales que tuvieron que cambiar los estudiantes de décimo y once nos demuestran, igual que los juguetes en los estudiantes de primero, que no son una necesidad, sino un deseo, y que se puede vivir feliz sin ellos. El propósito de la vida está más enfocado en las necesidad que en los deseos.

***

Es común escuchar este tipo de afirmaciones en los estudiantes. Y también es común escucharlo en la casa, en la oficina o en reuniones de amigos. “Yo me moriría sin…”. De forma cotidiana pronunciamos estas palabras que hablan de nuestros deseos más que de nuestras necesidades.

Reconocer que no nos moriríamos sin un juguete, un celular, un computador, un viaje de graduación o un carro son ejercicios de pensamiento crítico que resultan de la empatía, del reconocimiento propio sobre lo que es verdaderamente importante en la vida y del agradecimiento por lo que tenemos y disfrutamos.

Estamos próximos a cumplir un año de vivir en pandemia y es gratificante para nosotros como Colegio escuchar a los estudiantes reflexionando de forma crítica sobre los cambios de vida que han tenido. Reconocer que hoy le damos valor a cosas que antes no notábamos, que dábamos por hechas y que hoy significan la diferencia entre un deseo y una necesidad, es lo que nos convierte en una comunidad que trabaja diariamente por construir una mejor versión del mundo.

Ver los Tilatá te cuenta anteriores