Semana del 3 al 6 de noviembre de 2020

Semana del 3 al 6 de noviembre de 2020

INICIAMOS LA ALTERNANCIA

Después de muchas jornadas de trabajo en las que tuvimos que: rediseñar horarios; hacer ajustes curriculares que nos permitan priorizar aquellas habilidades y conceptos que no son negociables y, al mismo tiempo, garantizar la salud emocional de nuestros estudiantes y darles tiempos para descansar y vivir la virtualidad con la mayor tranquilidad posible; de cumplir con todos los requisitos  y las condiciones para el regreso a la alternancia de manera progresiva, gradual y segura, hoy iniciamos una nueva etapa de nuestra vida escolar.

Los desafíos que tenemos por delante son enormes: el principal de ellos, sin duda, es que todos los estudiantes, tanto los que asisten al Colegio como aquellos que se mantienen en la virtualidad, sigan educándose con los mayores estándares de calidad, es decir, desarrollándose como excelentes seres humanos y logrando su mejor versión en todas las dimensiones. Para ello, debemos reconocer la labor admirable que han hecho los profesores demostrando creatividad, empatía, compromiso y enorme capacidad para mantener enganchados a sus estudiantes, todo esto bajo el liderazgo de los coordinadores y directores que han dedicado todos sus esfuerzos para garantizar que sigamos ofreciendo una educación de calidad.

No menos importante es el reto de cuidar  la salud  física de todos. Para esto, hemos elegido un enfoque ante todo pedagógico. Nos escucharán con frecuencia decir que para mantenernos como una comunidad sana es indispensable que todos asumamos con seriedad la responsabilidad de cuidarnos y así cuidar a los demás; que debemos incorporar hábitos de cuidado y hacer de ellos parte de nuestra realidad; que  si presentamos cualquier síntoma, así sea de la más leve de las gripas, debemos permanecer en casa; que el distanciamiento físico no incluye el distanciamiento emocional pero sí exige nuevas formas de expresarnos. En fin, hábitos que no serán negociables y tienen que hacer parte de nuestra realidad a partir de ahora.

Otro reto enorme que tenemos por delante es el de asumir una postura optimista y constructiva ante la adversidad y la incertidumbre. Si bien es cierto que la situación nos ha planteado enormes dificultades y en algunos casos pérdidas muy dolorosas, también lo es que estamos ante la disyuntiva de quejarnos y dejarnos vencer por las circunstancias o aceptar lo que es, confiar en que la vida nos está dando la oportunidad de revisar muchos de los paradigmas que han sido nuestro mapa de navegación hasta ahora y proponer nuevas rutas y nuevas alternativas. Como Colegio queremos optar por la segunda opción.

Por último,  tenemos la enorme responsabilidad, entre todos, de cuidar nuestro Colegio. Hay enormes desafíos que debemos abordar para asegurar la sostenibilidad financiera y al mismo tiempo contar con los recursos necesarios para hacer aquellas inversiones que seguramente van a seguir presentándose de ahora en adelante para mantener los estándares que nos caracterizan. Así, la solidaridad seguirá siendo un valor importante y la gratitud para con aquellas familias que dan sus generosos aportes está muy presente. Al mismo tiempo, este reto nos lleva a tomar decisiones cuidadosas que nos permitan seguir proyectando la sostenibilidad de un proyecto educativo que busca, ante todo, lograr la mejor versión de cada uno, para que entre todos podamos lograr una mejor versión del mundo.

Renovamos la invitación para seguir construyendo juntos. Hemos avanzado muchísimo, pero el camino es largo y aún debemos dedicar muchos esfuerzos para seguir dando a nuestros niños y jóvenes la posibilidad de un buen futuro.

Ver los Tilatá te cuenta anteriores